Los detalles importan. Si ves algo, di algo.

A menudo estamos tan metidos en nuestro negocio, que no vemos todo lo que lo rodea. Muchas veces pensamos que los demás no tienen razón, o que no tienen la visión que nosotros tenemos del negocio porque estamos metidos de lleno haciendo las cosas de la mejor manera que podemos o sabemos hacer, pero es una cura de humildad ver que los clientes van a menudo más rápido que nosotros, y que podemos aprender de ello.

En una de nuestras tiendas, www.todoauriculares.com, el teléfono de contacto es un movil. Un Smartphone (Iphone) es el terminal que está tras el servicio de atención al cliente. En general se reciben pocas llamadas, y muchas más peticiones de información por email. Cuando planteamos cómo atender mejor a los clientes pensamos en el email, en twitter, en facebook, y -como no- en el teléfono de atención al cliente. Pues bien, hoy nuestros clientes nos han adelantado por la derecha y reclaman atención a través de WhatsApp!, y hemos comenzado a recibir insistentemente mensajes pidiendo información también por este medio.

No nos parece mal y desde ya mismo sistematizamos también como medio de atención para nuestros clientes esta vía, gratuita e inmediata de comunicar con ellos, pero es curioso ver cómo a menudo los clientes van más deprisa que las empresas.

Recogemos el guante e intentaremos que otras alternativas como skype, o Facetime también sean formas de comunicar con nuestros clientes en breve. No es un problema el cómo, sino que nuestro foco es atender al cliente de la manera que mejor le convenga. Eso es en lo que vamos a trabajar, en eliminar las barreras de acceso de nuestros servicios. Sólo así seguiremos siendo competitivos, llegando hasta donde muchos otros no lo hacen.

En el sistema de transporte de Nueva York es habitual ver carteles como este: “Si ves algo, di algo. Sospecha de cualquier cosa desatendida”. Pues bien, esto debería ser una máxima de trabajo para cualquier empresa que quiera atender bien a sus clientes. Ellos lo utilizan para su seguridad, pero las empresas deberían emplearlo para sus mejores prácticas y la detección de nuevas oportunidades.  Atendamos esas peticiones, veamos esas oportunidades. Es rápido, barato y nos saca de nuestra rutina, permitiendo una mayor y mejor visión de cómo los demás nos ven. Nosotros hoy hemos aprendido que nuestros clientes quieren más vias de contacto con nuestra empresa.