Off topic. Un día triste

Ayer falleció el marido de una amiga mía. Su pérdida es tan horrible como son estas cosas siempre que se trata de personas jóvenes, pero especialmente dolorosa porque además de que ambos estaban muy unidos, sólo llevaban casados tres meses.

Es algo que ocurre a diario. Como dice alguien a quien quiero mucho “la vida es un proceso de pérdida”. Desde que nos damos cuenta de ello, desde que somos conscientes, sólo vamos perdiendo a las personas que queremos, y es el ciclo normal de la vida. Tiene que ser así. Lo que es horriblemente doloroso es que ocurra sin más, un jueves por la tarde sin ningún síntoma previo y en un estado de felicidad como el que esta pareja tenía. No hablo de justicia, sino de infortunio, del dolor que sentían hoy su esposa, las familias de los dos y los amigos.

A todos los que les conocemos nos parte el alma ver que cuando la vida parece tratarte bien, cuando superas uno tras otro los problemas que aparecen, todo se puede acabar en un instante. La pérdida, la enfermedad, el dolor. Todo eso debería hacernos pensar en lo bueno que tenemos cada día e ir más allá de la queja cotidiana, para sentirnos afortunados por aquello que marcha bien.

Así que hoy, además de compartir el dolor de Mari Carmen, he decidido comprar una buena botella de vino y celebrar con María, que lleva a mi lado un montón de años, que hoy estamos bien. Que tenemos muchas razones para estar felices en medio de todas las dificultades actuales y las que vendrán. Que la tristeza que hoy nos toca tan cerca no debe empañar todo lo bueno que nos rodea cada día. Porque cada día tiene que haber un montón de razones para estar bien y hay que empeñarse en encontrarlas.

2 pensamientos en “Off topic. Un día triste

Deja un comentario