Empresas de las que aprender: Pret A Manger

Pret A Manger es una cadena de restaurantes. La primera vez que visité Londres, me sorprendió un cartel del departamento de recursos humanos titulado “Good Jobs for good People” en el que decían buscar varios perfiles de trabajadores, camareros, jefes, etc, y astronautas. Otra maravillosa frase decía “vamos en vaqueros y hacemos fiestas legendarias“.

A mi me impresionó aquella sensación de buen ambiente de trabajo de hace más de 15 años. Hoy la empresa está en UK, Francia, USA y Hong Kong, y al revisar su web dice en la sección de recursos humanos “Empleamos a personas de distintas nacionalidades y valoramos el aspecto cosmopolita que eso da a la compañía. Vamos en vaqueros, y dos veces al año, hacemos una fiesta masiva. Algunas han llegado a ser una leyenda en Pret. Todos los empleados de Pret están invitados“.

Hoy esta empresa tiene 295 restaurantes y factura 380MM de libras al año. Son grandes y me sigue pareciendo que su política de recursos humanos es sensacional.

Merecen especial mención dos apartados: The Pret Behaviours, Para mi gusto una genial declaración de intenciones de lo que la empresa espera de sus empleados, pero lo que realmente es sensacional es la frase que se puede ver en la sección de servicios al cliente: “por favor, haz click en uno de los links a la izquierda. Nuestro Director en UK (Andrew Walker y nuestro CEO (Clive Schelee) están disponibles si quieres comentar acerca de Pret con ellos (no es broma)”. En la sección Nuestros Clientes (esto eres tú), se explica que “como el CEO no tiene mucho que hacer, dale problemas!”.

Probablemente además de una gran idea de comunicación y márketing esta empresa tenga una genial política de recursos humanos, a pesar de ser un sector que no es conocido por generar altos salarios. Para muchos la posibilidad de trabajar en un entorno agradable resulta también muy importante.

2 pensamientos en “Empresas de las que aprender: Pret A Manger

  1. Pingback: Empresas de las que aprender: KrakenMachines.com | El blog de Alberto Torron

Deja un comentario