Cooperar antes de tener que competir

En muchas ocasiones se ve venir antes de que ocurra. Hay un momento para cooperar, especialmente cuando todo está por hacer y ni siquiera las métricas pueden ser homogéneas. En cuanto los mercados y los productos se convierten en maduros, llega el momento de competir, de ver quién termina mejor en un ranking. Ocurre entre las empresas, entre los millonarios que quieren ver su lugar en la lista Forbes y ocurre también entre los profesionales, que aspiran a estar entre los mejores en sus categorías.

Ocurre que donde hay una lista de los mejores, también acaba apareciendo una lista de quienes tienen un desempeño peor, y esa es la foto en la que nadie se quiere ver. Es por los rankings, por las listas y por las métricas que el mundo desarrollado ha evolucionado. La competencia sólo tiene dos efectos: o mejoras, o vas hacia atrás. Nadie consigue un equilibrio de fuerzas a lo largo del tiempo como para decir que está aceptablemente bien en la mediana de la muestra.

Crecer o menguar. ¿Donde quieres estar mañana?. ¿Cuánto vas a sacrificar para estar más arriba?. Yo lo tengo claro.

i-can-i-will

Deja un comentario