Que tus proveedores te ayuden también es parte de tu negocio

A menudo perdemos de vista que para conseguir los resultados no sólo hacen falta buenos precios de compra. En un mercado tan competitivo TODO está ligado. Hay que comprar bien, mantener los costes de explotación lo más bajos que sea posible, ser rápidos y ágiles dando respuesta a nuestros clientes pero además hay que ser capaces de reaccionar ante lo inesperado.

Nosotros hemos aprendido que no se puede ganar en todo y que es necesario que nuestros proveedores estén cómodos trabajando con nosotros. Cómodos obviamente con matices: tiene que ser una relación justa para ambas partes, pero sobre todo nos empeñamos en conseguir que nuestros proveedores nos ayuden a recorrer el camino extra que los clientes piden hoy.

Que seamos más rápidos en reaccionar ante un imprevisto depende en buena medida de la buena voluntad y las ganas de ayudar de tus proveedores. A menudo es algo que va mucho más allá de las marcas comerciales y depende de la actitud de las personas. No podemos exigir rendimientos o ayuda más allá de lo que se firma en los contratos, pero sí podemos hacer que las personas con las que trabajamos -y aquí consideramos a los proveedores como una parte clave en nuestro éxito- se involucren y ayuden a hacer cosas que según el contrato no se podrían hacer en ese plazo. Es por ello que nuestra fidelidad con los proveedores no queda en entredicho por unas condiciones económicas. Los acuerdos obviamente se cumplen. Rompemos con un proveedor cuando no conseguimos que entienda nuestra forma de trabajar. Apostamos por los que apuestan por nosotros.

No queremos ganar el último céntimo. Queremos que nuestros proveedores nos ayuden a seguir creciendo a dos dígitos cada año. ¿Nos ayudas?. Antes de llamarnos, pregúntate si puedes hacer algo más que ofrecer un buen precio.

solución a problemas de cobertura móvil de Movistar

Hace unos días contratamos un servicio de Movistar para uno de mis socios. El servicio se llama “Mi Cobertura Móvil” Movistar y es un gran desconocido por el público en general, pero funciona de cine. El servicio consiste en una pequeña antena enganchada al ADSL de casa que permite expandir la cobertura Movistar en 3G por unos 150 metros cuadrados. Permite realizar varias llamadas a la vez (siempre que no tengamos servicios de P2P sobre el ADSL), y da acceso a cobertura exclusivamente a los números de móvil Movistar que demos de alta en el portal web de gestión de la solución.

El caso es que por la ubicación geográfica del domicilio de mi socio, no hay forma humana de conseguir hablar con él a través de móvil con Movistar en su domicilio. Por el tipo de perfil de este usuario (viaja aproximadamente 60.000 Km/año en coche por Galicia), prefiere Movistar porque allí en general tiene mejor cobertura que con otros operadores, pero el caso es que una vez que llega a su domicilio es literalmente imposible hablar con él por teléfono con MS.

Mi socio vive en Oleiros (La Coruña), y allí no es nada sencillo instalar una antena de móvil. Finalmente para sus problemas de comunicaciones, encontramos una solución que funciona y que cuesta poco dinero. Por 9€ al mes (más IVA), hemos instalado un Femtonodo que soluciona de golpe el problema y permite que podamos seguir dando una buena atención al cliente desde un municipio donde no hay forma humana de hablar a través de la red Movistar.

Ya se que hay quien se queja de tener que pagar por tener cobertura, pero yo me quedo con el hecho de que al final, teníamos un problema que afectaba a nuestro negocio, y por ese poco dinero, es ya un problema del pasado. Estoy seguro de que en la próxima negociación de contrato con MS conseguiremos bajar costes como para -al menos- compensar ese precio, pero lo cierto es que para nosotros en www.jardinprofesional.com era mucho más caro perder una venta por una llamada en la que no nos escuchan que los 9 euros al mes que nos cuesta el servicio.

Me quedo con el hecho de que antes esto era un problema sin solución y que ahora, en pocos días, y con una solución definitiva, podemos seguir trabajando. De acuerdo que lo ideal es que el operador que me da servicio lo haga desde su red y con sus medios, no con parte de mi ancho de banda. Pero yo me quedo con que alguien ha tenido la sensibilidad de buscar una solución a un problema que a menudo no es fácil de solucionar (concesiones, permisos de comunidades de propietarios o incluso ayuntamientos, etc) y de esta forma, el tema queda resuelto.

Le llaman amor, pero era sexo. Algunas veces hay que cambiar de proveedor.

Desde el comienzo de las actividades de nuestra empresa siempre hemos defendido que mantener una buena relación con los proveedores es clave para el crecimiento de una startup. Creemos en ello, pero cuando alguien en quien depositas tu confianza no funciona, hay que tomar decisiones y hay que tomarlas rápido.

A nosotros nos ocurrió hace unos meses. Algunos de nuestros principales proveedores simplemente no estuvieron a la altura de lo que cabía esperar de una relación comercial de confianza. Podríamos decir que alguno no estuvo a la altura de lo que debería ser una simple relación comercial. La reiteración en las formas, llevó necesariamente a buscar alternativas.

En los tiempos que corren, con la que está cayendo, una empresa -sea nueva o consolidada- no puede permitirse el lujo de no contar con proveedores implicados en el desarrollo de su negocio. Si no aportan valor a la cadena, son prescindibles, no parte de la actividad.

No puedes depender de un banco que no está por la labor de facilitar la actividad (ni siquiera les pedíamos dinero, menos mal), ni de un proveedor que no se esfuerza en comprobar cómo está la competencia posicionada para actuar. En ambos casos, toca cambiar. Todavía es más interesante el caso de un proveedor que no sabe después de dos años de trabajo juntos que no necesitamos reunirnos físicamente con él para tratar “cuestiones importantes” (creemos que el teléfono, el correo y la videoconferencia existen desde hace tiempo). Si no nos conoces en este tiempo, seguramente ya no llegarás a conocernos.

Estamos convencidos de haber tomado las decisiones correctas, ahora sólo hace falta que el tiempo ponga a prueba a nuestros nuevos partners y comprobemos resultados.

Uno de mis socios dice que si sólo es sexo, se consigue incluso pagando. El amor no se compra.